Sumisión
(antes Palabra de Fuego)

Anapra. Ciudad Juárez,
Chihuahua, México.
Octubre de 2006 – Marzo de 2007
IMÁGENES

En un terreno vacío y desértico de Anapra se excavaron cada una de las letras que componen la palabra SUMISIÓN. Las letras, de fuente Helvética y quince metros de largo cada una, fueron cavadas como fosas y sus paredes y suelo recubiertos de concreto.
Anapra es una zona situada al extremo poniente de Ciudad Juárez y a unos metros de la frontera con EE.UU., donde ese país pretende construir un gigantesco muro a la manera del construido en Berlín durante la Guerra Fría. Estas tierras son el punto de encuentro de los estados de Chihuahua, Nuevo México y Texas, contempladas dentro de un proyecto de construcción para un cruce internacional a Nuevo México. Del norte de la frontera quedan la ciudad tejana de El Paso y las instalaciones militares de Fort Bliss.
Anapra es uno de los primeros y más grandes asentamientos irregulares de Ciudad Juárez, y fue ocupado en 1974 por un grupo de personas guiadas por maestros que invadieron veinte hectáreas. Desde entonces, la instalación de servicios públicos como luz eléctrica, agua potable y pavimentación ha sido una lucha diaria para los vecinos, quedando pendiente la instalación de drenaje y la ubicación de familias. La basura es quemada a cielo abierto pues no hay servicios públicos. La vida en este barrio de trabajadores está marcada por hogares desintegrados y falta de dinero, con la presencia de inmigrantes provenientes de cualquier parte de la República Mexicana que acuden a trabajar en las maquilas, plantas de ensamblaje, o como vendedores ambulantes, en muchos casos tras fracasar en su intento de huir al otro lado. Esta zona también ha sido conocida por las entradas forzadas de cuerpos policiales estadounidenses a suelo mexicano para aprehender a supuestos delincuentes o por los envenenamientos de sangre en niños a causa del plomo producido por la fundición ASARCO, American Smelting and Refining Company creada por Meyer Guggenheim. Las autoridades sanitarias juarenses han registrado allí los números más altos de malformaciones, anencefalia y males respiratorios en la población. Está situada a los pies del Cerro del Cristo Negro, lugar de peregrinación anual y punto donde se han abandonado cuerpos de mujeres obreras salvajemente asesinadas. El predio donde se realizó la instalación es reclamado por sesenta familias sin techo de la zona.
Estas letras estaban pensadas para alojar combustible en su interior y formar en llamas la palabra SUMISIÓN, lo cual fue impedido por el gobierno local en una actuación que incluyó el empleo de la fuerza pública.

Sumisión
(antes Palabra de Fuego)

Anapra. Ciudad Juárez,
Chihuahua, México.
Octubre de 2006 – Marzo de 2007
IMÁGENES

En un terreno vacío y desértico de Anapra se excavaron cada una de las letras que componen la palabra SUMISIÓN. Las letras, de fuente Helvética y quince metros de largo cada una, fueron cavadas como fosas y sus paredes y suelo recubiertos de concreto.
Anapra es una zona situada al extremo poniente de Ciudad Juárez y a unos metros de la frontera con EE.UU., donde ese país pretende construir un gigantesco muro a la manera del construido en Berlín durante la Guerra Fría. Estas tierras son el punto de encuentro de los estados de Chihuahua, Nuevo México y Texas, contempladas dentro de un proyecto de construcción para un cruce internacional a Nuevo México. Del norte de la frontera quedan la ciudad tejana de El Paso y las instalaciones militares de Fort Bliss.
Anapra es uno de los primeros y más grandes asentamientos irregulares de Ciudad Juárez, y fue ocupado en 1974 por un grupo de personas guiadas por maestros que invadieron veinte hectáreas. Desde entonces, la instalación de servicios públicos como luz eléctrica, agua potable y pavimentación ha sido una lucha diaria para los vecinos, quedando pendiente la instalación de drenaje y la ubicación de familias. La basura es quemada a cielo abierto pues no hay servicios públicos. La vida en este barrio de trabajadores está marcada por hogares desintegrados y falta de dinero, con la presencia de inmigrantes provenientes de cualquier parte de la República Mexicana que acuden a trabajar en las maquilas, plantas de ensamblaje, o como vendedores ambulantes, en muchos casos tras fracasar en su intento de huir al otro lado. Esta zona también ha sido conocida por las entradas forzadas de cuerpos policiales estadounidenses a suelo mexicano para aprehender a supuestos delincuentes o por los envenenamientos de sangre en niños a causa del plomo producido por la fundición ASARCO, American Smelting and Refining Company creada por Meyer Guggenheim. Las autoridades sanitarias juarenses han registrado allí los números más altos de malformaciones, anencefalia y males respiratorios en la población. Está situada a los pies del Cerro del Cristo Negro, lugar de peregrinación anual y punto donde se han abandonado cuerpos de mujeres obreras salvajemente asesinadas. El predio donde se realizó la instalación es reclamado por sesenta familias sin techo de la zona.
Estas letras estaban pensadas para alojar combustible en su interior y formar en llamas la palabra SUMISIÓN, lo cual fue impedido por el gobierno local en una actuación que incluyó el empleo de la fuerza pública.